Mucha luz eléctrica antes de ir a acostarse puede disminuir la calidad de sueño





Una investigación reciente apunta que la calidad de nuestro sueño se puede ver influenciada sensiblemente por la cantidad de luz eléctrica a la que nos exponemos.

Cuando nos exponemos a la luz eléctrica disminuye la producción de melatonina en el cerebro, que es importante para la debida programación de los patrones de sueño.

También podría afectar otros procesos fisiológicos donde la melatonina actúa como reguladora, por ejemplo la diabetes, temperatura corporal y la hipertensión, según el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

El estudio especifica que la exposición  -entre el atardecer y el momento de irse a acostar- disminuye los niveles de melatonina.

La glándula pineal en el cerebro es la encargada de producir melatonina. La producción inicia cuando oscurece y se mantiene en acción durante toda la noche.

Se ha demostrado que esta hormona puede reducir la presión arterial, los niveles de glucosa en la sangre y la temperatura corporal.

En nuestro mundo moderno estamos más expuestos a la luz eléctrica en horas nocturnas cuando según nuestro reloj interno deberiamos estar durmiendo.

Como tratamiento para el insomnio se recomienda utilizar luz tenue antes de dormir y no luz demasiado brillante. Es preferible evitar mantener las luces encendidas durante la noche ya que se reduce sensiblemente la producción de melatonina.

Leave a Reply